,

Técnicas básicas para montar una Bicicleta de Montaña

BTT Básico: Cómo subir y bajar mejor, cómo tomar bien las curvas

Técnica de bajada con una Bicicleta de Montaña

Repaso a las técnicas más básicas del manejo de una bicicleta de montaña: la subida, bajada y cómo afrontar las curvas.

Hoy vamos a explicar los fundamentos técnicos básicos de empleo de una bicicleta de montaña lo que comprede la manera de afrontar subidas y bajadas y las curvas.

 Técnica de subida con una bicicleta de montaña

 1) El desarrollo.

Aunque parezca una obviedad, nunca debemos olvidar que lo ideal es mantener los pedales girando suavemente. Por eso debemos olvidarnos de hacer el bestia y utilizar los platos pequeños y piñones grandes aunque no necesariamente los más grandes. Al final  todo depende del tipo de terreno sobre el cual nos movamos. De este modo utilizaremos músculos para que puedan mantener el esfuerzo todo el día el lugar a sobrecargar las piernas haciendo fuerza para avanzar muy poco.

Es aconsejable dosificar al máximo la energía y asegurar el buen rendimiento de nuestro organismo.

 2) La posición.

poscición de subida en una BTT

Para tener un buen balance es importante mantener nuestro peso ligeramente hacia la parte delantera del asiento y, al mismo tiempo, flexionar un poco los brazos, eso no significa que debamos apoyarnos en el manillar o que  vayamos a pedalear una sola posición. Montar bicicleta y en especial, las subidas en bicicletas de montaña es una actividad dinámica.

Técnica de descenso con una bicicleta de montaña

 1) La posición

Por comodidad y una mejor maniobrabilidad es aconsejable bajar unos pocos centrímetros – 3 ó 4 – la altura del asiento. Otro detalle importante es mantener los pedales al mismo nivel y los talones hacia abajo.Técnica de bajada con una Bicicleta de Montaña

Esto hará que nuestro peso no recaiga totalmente sobre el manillar y así evitar sobrecargar nuestras manos, brazos y hombros. El peso bien distribuido en ambos pedales hará que tengamos una mejor tracción y que las irregularidades del terreno sean cubiertas por la suspensión y nuestras piernas flexionadas.

2) El frenado

Con los últimos avances tecnológicos tanto en frenos de disco ya sea hidráulicos o mecánicos incluso los frenos b de distintas gamas gozamos de una gran potencia de frenado si es que aprendemos usar los frenos correctamente. Aquí también es muy importante la posición del cuerpo ligeramente hacia atrás, pedales casi el mismo nivel y los talones hacia abajo. Aquí también  nuestro peso debe de recaer sobre los pedales y no en el manillar. También vuelve a ser importante el flexionar las rodillas de modo se amortigüen las irregularidades del terreno y nuestro cuerpo se convierta en una suspensión más. Con esta idea en la cabeza – nosotros también somos la suspensión – debemos mantener también flexionados los brazos y siempre miraremos hacia delante para anticipar cualquier obstáculo.  Poco a poco aprenderemos a presionar suavemente los frenos sólo cuando sea necesario en lugar de presionar los frenos constantemente por miedo a caernos.

Hay mucha gente que le gusta frenar con un solo dedo y sólo utilizan los frenos traseros y esto es un error muy grave. La llanta trasera no es la que detiene la bicicleta sino que esto lo hace la llanta delantera. La utilización de un solo freno puede llegar a ocasionar que la bicicleta baje descontroladamente o que salgamos despedidos por los aires. Las bicicletas no tienen dos frenos solamente por estética, por otro lado, con unos buenos frenos hidráulicos es fácil utilizar un solo dedo para frenar esto no significa que podamos hacer lo mismo con frenos mecánicos o frenos b.

Es importante aprender a utilizar correctamente nuestros dedos recordemos puesto que en las manetas de frenos más comunes deben ser utilizadas por al menos dos dedos. Cualquier sobrecarga hará que no podamos responder bien ante una emergencia o un obstáculo imprevisto, lo que podría ocasionar un accidente grave.

Trataremos de mantener las ruedas girando la mayor cantidad de tiempo posible, de este modo las ruedas no empezarán a resbalar. Como siempre, la posición del cuerpo es importante para que la técnica anterior sea efectiva  dado que nuestros talones están hacia abajo nuestro peso se transfieren directamente a los pedales en lugar de cargar el manillar y, por ello, podemos utilizar con mayor seguridad el freno delantero que es el que realmente detiene la bicicleta. Si nos apoyamos únicamente en el manillar y usamos sólo el freno delantero es normal que tengamos la sensación de que nos vayamos hacia delante y esto sucede porque la posición de nuestro cuerpo no es la correcta.

Técnica para tomar las curvas con una bicicleta de montaña

Forma de tomar las curvas con una bicicleta de montaña

 

Siempre encontraremos curvas en nuestro camino y por eso necesitamos aprender a tomar  las curvas con seguridad.

Hay que inclinar la bicicleta sin girar mucho el manillar. También debemos mantener en pie del exterior hacia abajo de modo tal que nuestro peso se cargue sobre él y la bicicleta inclinada tenga un balance de peso entre la inclinación y el lado exterior de la curva. De este modo ganamos agarre y no nos caeremos.

Las caderas también deberían estar ligeramente orientadas hacia la dirección de la curva, recordemos que nuestro peso debe balancearse en ambas llantas de un modo dinámico:

Si nos inclinamos ligeramente hacia delante aumentaremos el agarre de la llanta delantera.

– Por el contrario, si nos inclinamos hacia atrás, aumentará el agarre de la llanta trasera.

Todo esto nos servirá de acuerdo al tipo de terreno que queramos atravesar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *